Las organizaciones suelen entender como auditoría aquella práctica donde un ente externo revisa y certifica un requerimiento, tales como una auditoría de estados financieros o de cumplimiento a una normativa legal. No obstante, a veces dejan de lado el concepto de auditar internamente el control y la ejecución de sus estándares de trabajo, conceptos que tienen impacto directo en la productividad de la compañía y en los estados de resultados.

Una buena auditoría de procesos ayuda a:

  • Verificar el grado de cumplimiento a los procesos de trabajo según mejores prácticas.
  • Asegurar el cumplimiento a lineamientos previamente definidos en planes de auditoría de riesgos.

Las organizaciones suelen entender como auditoría aquella práctica donde un ente externo revisa y certifica un requerimiento, tales como una auditoría de estados financieros o de cumplimiento a una normativa legal. No obstante, a veces dejan de lado el concepto de auditar internamente el control y la ejecución de sus estándares de trabajo, conceptos que tienen impacto directo en la productividad de la compañía y en los estados de resultados.

Una buena auditoría de procesos ayuda a:

  • Verificar el grado de cumplimiento a los procesos de trabajo según mejores prácticas.
  • Asegurar el cumplimiento a lineamientos previamente definidos en planes de auditoría de riesgos.

Socio

La auditoría de procesos debe llevarse a cabo con el personal de la operación y va más allá de verificar un cumplimiento a la normatividad vigente. Se basa en analizar prácticas y rutinas del día a día que puedan derivar en pérdidas para la Organización y elaborar un plan para mitigarlo